¿Cómo presentar un proyecto?

Como directivos, empresarios o emprendedores, en más de una ocasión estaremos en la situación en que debemos presentar un proyecto ante nuestros superiores, clientes potenciales o futuros inversores en nuestra idea de negocios.

Esta situación, no importa cuál sean las características de la eventualidad, siempre resulta estresante porque de su buen resultado depende en gran parte nuestro futuro inmediato. Pero siempre el proceso de presentar un proyecto puede hacerse mucho más sencillo y efectivo siguiendo sencillos consejos, que te sugerimos tengas en cuenta para tu próxima presentación.

 

Presentando nuestro proyecto y aumentando nuestras posibilidades

Lo primero es tomarse una gran dosis de confianza en uno mismo antes de presentar el proyecto. Si lo has confeccionado con entusiasmo y responsabilidad, dando lo mejor de ti, no hay nada que temer. Recuerda que, al fin y al cabo, nadie sabe más de tu idea que tú mismo.

Prepárate bien. Eso no significa que tengas tu presentación programada a la palabra, porque cualquier elemento que te distraiga hará que pierdas el hilo y te quedes en blanco. Lo esencial es que tengas en mente los puntos esenciales que quieras plantear y te muestres confiado y seguro en lo que vas a decir. Más que en las cuestiones técnicas, tus interlocutores estarán al tanto de tu actitud. Es tiempo entonces que saques tus dones de líder y hagas que tu audiencia te vea como alguien centrado y dueño de la situación.

Conviene que entregues a cada uno de los participantes en la presentación un resumen ejecutivo del tema que vas a presentar. Ojo, es un resumen: no debes pasarte de tres folios. Por ejemplo, si estás presentando un plan de negocios, en este resumen no deben faltar los datos básicos de la empresa, la definición del modelo de negocio, la misión y visión, el público objetivo, los factores diferenciales y posicionamiento en el mercado, la fase actual de desarrollo del producto, la inversión necesaria y financiación obtenida y una breve descripción de ti como emprendedor.

Este material que se entrega, más que para ser usado durante la presentación, es para que el oyente te recuerde y pueda tomar una decisión basado en la exposición y el material que tiene en las manos. Además, denota que has hecho tus deberes y tienes claridad en el tema que alegas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *