¿Cómo triunfar en el mundo del comercio internacional?

En tiempos de crisis, cuando el mercado nacional se tambalea, un recurso con el que siempre han contado las empresas es la apertura hacia el comercio internacional. Sin embargo, esto no es tan sencillo como llenar un contenedor con nuestros productos y abrirlo en otro país con todas las existencias vendidas.

Lo cierto es que antes debes conocer las leyes de exportación de tu propia nación, las tarifas aduanales y los impuestos de importación de tu destino final. Además, es fundamental que conozcas el costo de transportación. No por gusto el comercio internacional es una rama fuerte dentro de la economía y sus especialistas son muy valorados.

 

Estudiando el nuevo mercado

Al enviar mercancía a un país es como si estuvieras declarándoles la guerra a sus productores y una invasión en regla debe comenzar con un estudio a fondo del terreno de operaciones. ¿Hay carencia de tus productos o los de ellos son de baja calidad? ¿Hay una verdadera demanda? ¿Los consumidores de ese país pueden permitirse tus precios?

Es posible que a la larga necesites algo de asesoramiento, sobre todo cuanto llegue el momento de diseñar una estrategia de marketing individual para cada plaza a la que quieras exportar. Recuerda que todas las naciones poseen diferencias culturales y políticas que influirán en el futuro de tu mercancía.

 

Controla los factores negativos

Parece mentira, pero es muy usual ver el caso de un exportador que oferta sus productos a un precio unitario basado solo en el costo de producción. Error, en el comercio internacional siempre se tendrá en cuenta el flete del transporte y otros muchos factores que encarecen el precio final.

Otro elemento peligroso es comprometerte con una fecha determinada sin contar el tiempo que demora en llegar la carga a puerto o enviar mayores volúmenes de mercancía, por los descuentos, sin un mercado suficiente. Cualquiera de estos factores puede controlarse gracias al estudio del comercio internacional, el triunfar depende de ti.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *